Behart Logo
Artistas
Galerías
Búsquedas recientes
EN
K
Image Avatar
kinamatahari

Kina Matahari

Crítico
3
0
3
Compartir
La hora del almuerzo. Sobre una obra de Luis Manuel Otero Alcántara.
Reseña - Artes Visuales, Arte Cubano, Arte Contemporáneo, Investigación histórica sobre Arte
Por:
K
Image Avatar

Kina Matahari

La hora del almuerzo 

Hace aproximadamente un mes comencé el proceso de investigación para escribir un texto, motivada por una seria preocupación de carácter vital: la comida. El mundo entero se encuentra en crisis debido al impacto del coronavirus. Obviamente nuestra economía y producción de alimentos, ya de por sí defectuosa, es incapaz de cubrir las necesidades básicas del pueblo. La escasez de alimentos, interminables y multitudinarias colas, altos precios, la injusta distribución de alimentos en la red de comercio en cuc, totalmente desabastecidas en comparación con las tiendas en MLC, los caramelos y chucherías para los niños que solamente se encuentran en este tipo de tiendas (a mi entender la decisión más descabellada y cruel que se ha tomado en los últimos tiempos) como experiencias cotidianas me hicieron indagar en el tema a través del arte. 

Que cuente mi proceso escritural, ya prácticamente garantiza que ese texto nunca existirá. Pero la urgencia de comunicar este pensamiento es más fuerte. Aunque no muchos me lean. Hay saturación en las redes de contenido sobre el tema que refiero. Ego luchando contra ego. Por suerte soy un alter ego, no individual. Un sujeto colectivo, anónimo. Cualquiera.

Comenzaba mi trabajo haciendo un paneo, bastante superficial, a mi entender, por la representación de la comida en la historia del arte. Compilé algunos ejemplos desde la prehistoria hasta el arte de acción y performance. También del hambre como tema. Uno de los ejemplos, que aparece en incontables representaciones a lo largo de la historia es “la caritas romana”, una figura alegórica de “la caridad”. Nos cuenta la historia de Cimon y su hija Pero. Encarcelado y condenado a morir de hambre, el hombre era visitado por su hija que lo amamantaba, y de esta manera Cimon se mantenía con vida. Allí aterrizaba en mi circunstancia concreta y revisaba algunas obras de cinco artistas jóvenes que trataban en su trabajo el tema de la comida. 

Aunque intenté escapar a la selección de artistas muy visibles o con algún tipo de impacto mediático, justo para ser canal de visibilidad a través del texto, necesité incluir de manera imprescindible, una obra de Luis Manuel Otero Alcántara por su profundidad contundencia sobre este asunto.

Entrevisté vía Whatsapp a Luis, que me envió dos audios/statement sobre su obra Mesa Sueca (2014). Durante un mes recolectó las ofrendas o ebbó que los religiosos afrocubanos depositaban a los santos en las esquinas. Sostiene que uno de los factores que hacen evolucionar o atrasar a un país son las estructuras religiosas. En este punto toca un aspecto que aunque yo no comparto, le respeto, y es que para él estos paradigmas religiosos, en dependencia de cuan positivo o negativo, dogmático o atrasado puedan ser, puede influir en la cultura y desarrollo de la nación. 

Me dice: - Yo vengo de un barrio popular, un barrio muy religioso. Donde la carencia te obliga a responder esas preguntas a través de la religión. Al no tener otro camino tienes que optar por lo desconocido, por lo mágico/religioso.

Habla de las “inversiones” que se hacen, aún en medio de las carencias, en función de estos rituales mágicos de fé, por un bien mayor. La obra de Luis habla de un aprovechamiento de la ofrenda en ambos sentidos: alimento para la fé, a la vez que alimento necesario para el cuerpo. 

Luis Manuel realizó el bufet de la exposición con esta comida recolectada de ofrendas. Ponche de frutas, fruta picada, carne, “picaditos”. Esto era lo único que había para comer o beber en la exposición. Que bien sabemos, el público va muchas veces, fundamentalmente a eso. En la sala colocó imágenes del origen de la comida con una frase: El agua y la candela lo limpian todo.

Mesa Sueca, emplazada en el espacio social/cívico de la galería, cuestionaba y confrontaba abiertamente a ese mundo artístico, intelectual ante la decisión personal de comer o no de esa comida. Enfrentaba al participante a sus propias creencias, supersticiones, ascos, sistema de pensamiento establecido en torno al tema religioso y el alimento. Construyó un espacio dicotómico consciente, donde el público pudiera tomar la decisión de participar en este desafío conductual.

Reescuchar el audio de Luis Manuel hablando de comida, de fe, de ejercicios de conciencia, de arte y saber la situación actual en que se encuentra, no puede sino generarme angustia. 

En realidad escribo esto, con la necesidad de hacer algo. Un regalo desde la heteronimia de esta identidad que no existe como ente físico que pueda salir a la calle, pero es pensamiento y sentimiento de justicia e impotencia de verlo al borde de la muerte en estos momentos sin la posibilidad de ser escuchados. La persona detrás de la máscara tiene miedo. Me pregunto, como estará Luis en este momento, mientras escribo. No dilato más. Mi regalo y apoyo a Luis Manuel Otero artista y a todos para que la hagan suya: una obra de acción participativa. Como esas que él mismo hace. Algunas, a mi entender, bastante buenas y de profundos significantes cognitivos

Performance de acción participativa: La piel del otro   

Tema: Insistir en que el gobierno escuche la demanda de una revocación de condena y juicio con derecho a defensa de Denis Solís para que se detenga la huelga de hambre y hambre y sed en San Isidro, a través de la presencia pacífica, cívica de un grupo numeroso de personas que crean en la justeza de esta petición.

Concepción: Coordinar de manera discreta y privada a un grupo de artistas, intelectuales y amigos, dispuestos a personarse en ambas esquinas de la calle Damas, donde acontece la huelga. Recomiendo que no sean menos de 100 personas. Coordinar de manera privada la llegada simultánea en determinado horario. No insistir en pasar, sino en permanecer en estos espacios públicos hasta que alguien venga a dialogar y detener la huelga, o ser detenidos. Dirigirse con buena forma y afecto a la policía y autoridades y pueblo convocado para el repudio. Decirle TE QUIERO al otro, aun ante la fuerza y a agresión, en caso de que ocurra. Vamos a ser optimistas y pensar que no pasará. Durante la estancia se podrán compartir expresiones artísticas, siempre de manera respetuosa y desde el Amor.

En caso de que ocurriera una detención masiva. Retirarse cantando Inconsciente colectivo todos.

Inconsciente colectivo

Nace una flor

Todos los días sale el sol

De vez en cuando escuchas aquella voz

Como de pan gustosa de cantar

De los aleros de la mente con las chicharras

Pero a la vez existe un transformador

Que se consume lo mejor que tenés

Te tira atrás te pide más y más

Y llega a un punto en que no querés.

Mamá, la libertad siempre la llevarás

Dentro del corazón

Te pueden corromper, te puedes olvidar

Pero ella siempre está.

Ayer soñé con los hambrientos, los locos

Los que se fueron, los que están en prisión

Hoy desperté cantando esta canción 

Que ya fue escrita hace tiempo atrás

Es necesario cantar de nuevo una vez más.

 

Aclaraciones

- No pongo mi mano en el fuego para asegurar que los miembros de MSI no reciben financiamiento de algún lado, no soy tan ingenua. Esto pierde toda relevancia para mí cuando se trata de salvar una vida. 

- No comparto muchas de las ideas que mueven al MSI, pero sí el derecho a la libertad de pensamiento, expresión y movilidad, necesidades básicas esas, alimento para el alma. Por eso me parece justo apoyarlos. Porque este tipo de conductas gubernamentales pueden llegar a afectarnos y limitarnos a todos en algún momento. (Revisar el historial de las relaciones artistas e intelectuales/políticas culturales en la historia de la Revolución hasta nuestros días) Hace falta flexibilizar un poco esas políticas para poder construir un país más plural e inclusivo. 

- No me mueve la causa de Denis Solís, cuya conducta registrada en video repruebo, pero si la causa de la vida humana de los huelguistas y la justeza de su petición, la revocación de condena y proceso legal con derecho a la defensa. ¿Tan complicada puede ser la aplicación de esta medida que salvaría vidas?

   


publicidad
Festival Internacional de Video Arte de Camaguey
publicidad
British week
publicidad
British week
publicidad
Luis Enrique Camejo
publicidad
Moisés Finalé